lundi 2 juillet 2007

Etica, moral, opiniones o no...

A veces te encuentras en momentos de tu vida con situaciones muy apetecibles, pero las cuales dejas pasar o acabas rechazando porque crees que no entran dentro de lo que tu ética o moral personal te permite.

Esto me ocurrió cuando llegué a Bruselas y empezamos a organizar un viaje en un país en vías de desarrollo. Todo pintaba muy bonito: "todos los stagiaires de cooperación iríamos a un país en desarrollo en el mes de Agosto a ver proyectos de cooperación", que interesante! que aventura!
Tras un mes de no-organización, no-acuerdos, no llegar a ninguna conclusión, de oir cosas que no me gustaban y hacían daño a mis oídos y a mi cerebro. No llegaba a estar de acuerdo ni con el fin del viaje ni con los medios para conseguir ese fin. Asi que aunque con mucha pena, desistí del viaje. Siendo sincera conmigo misma me dije, podrás tener otra oportunidad si realmente quieres ir a ese viaje y no por ello tienes que obligarte a hacer "turismo de cooperación".

Entonces es cuando leo hoy la entrevista a Calaf en el suplemento del país y habla muy claro en una frase de lo que ocurre a veces en el terreno. Explica como tuvieron que retirar un campo de refugiados para que pudiese aterrizar un avión con Kofi Annan. También comenta cómo a veces un avión de ayuda humanitaria se utiliza para llevar a gente, en este caso periodistas.
Recuerdo que en una de las reuniones del viaje hablamos de eso, de que un avión de ayuda humanitaria nos llevaría a "visitar" un campo de refugiados...estas cosas siempre parecen paradójicas, ut¡lización de medios por el primer mundo establecidos para ayudar al tercer mundo.

He vivido, como tod@s, muchas situaciones amorales en mi vida, personal y profesional.
En muchas ocasiones siento no haber hecho frente a estas y no haber sido lo suficientemente fuerte como para haberlas frenado.
En esta etapa de mi vida, a los 30, me he marcado como propósito intentar que en el futuro este tipo de situaciones sean las menos. Intentaré evitar caer en el error de no luchar en contra de lo que son situaciones cómodas en las que te dejas llevar pero que te dejan siempre un mal sabor de boca.

También he leído la página de Rosa Montero y me he parado cuando dice "considero que los estereotipos sexuales son una trampa". Pues estoy totalmente de acuerdo y cada día me gustaría aportar un granito de arena en este sentido.

Volviendo a mi viaje...durante el desarrollo de la organización surgieron mil una opiniones sobre cómo deberíamos hacer para conseguir dinero, o lo que en inglés suena mucho mejor "fundraising". A algun@s se les ocurrió que podríamos hacer un calendario de stagiaires desnudas ypodríamos venderlo muy bien entre los funcionarios...no hay palabras.
Pero no queda aquí la cosa, veo el flyer de la fiesta para conseguir fondos para el viaje, y me quedo perpleja. Mas que un flyer apetecible para una fiesta, parecia el poster de un bar de carretera o lo que se llama un "club de alterne".

He vuelto a reflexionar hoy sobre este tema leyendo una entrevista que aparece en el suplemento del El pais a Rosa María Calaf. Una gran periodista, imagen de corresponsal española, conocedora de medio mundo - o el mundo entero- y fiel a su estilo y rigurosidad en sus crónicas. Y porqué no decirlo, una mujer en un mundo de corresponsales....

Y todavía a algun@ tuve que oir preguntándome qué porqué había decidido no ir al viaje...

6 commentaires:

Esteban a dit…

Tus reflexiones me han merecido dedicarles un post. A Rosa María Calaf tuve la suerte de escucharla hace unos años en Andalucía. Un gran ejemplo como periodista, especialmente siendo mujer, en algunos de lo difíciles países en los que trabaja.

Te he echado de menos el fin de semana. Ve pensando cuando cenamos esta semana y hacemos jornada de actualización bloguera. Espero tus sugerencias. El viernes me voy a Berlín ;-)

Migue a dit…

Gracias por el post. Ya se lo dije a Esteban: me encanta tu combat-blog

N a dit…

Totalmente de acuerdo, Rebeca. Tanto con el turismo voluntarioso que a veces se crea como con el papel que todavía sigue jugando la mujer. Me has recordado que hay que seguir pensando y pensándose para avanzar e intentar llegar a algo mejor de lo que nos hemos encontrado, en todos los sentidos.

Esteban a dit…

ya te comentan mis amigos... el siguiente paso es que se olviden de mi blog :-P

Un beso

Lady Read Morgan a dit…

Hola Rebeca, un post muy interesante. Paradojas, ¿no?.
Pues yo creo ,en realidad, que no son paradojas sino mecanismos de adaptación del orden y el sistema.

En el mundo del feminismo se aplica la cultura de la sospecha a todo, es la base. ¿Para qué?, pues para deconstruir y construir posteriormente. Todas y todos estamos socializados en esas visiones, por ello es fundamental que pensemos antes de hacer y actuar, e inclusive, que consideremos por qué se sugieren determinadas cosas y porque se trivializan. Mediante ese mecanismos nos desarman y, además, nos hacen colaboracionistas.

Por tanto, felicidades Rebeca, sigue aplicando la cultura de la sospecha, muchas cosas aparentemente inocentes y "normales" no lo son.

Un beso sórico.

Lady Read

Anonyme a dit…

Hola, muy interesante el articulo, muchos saludos desde Argentina!